disfonías funcionales

Las disfonías funcionales. Funcionamiento de la voz

Hoy vamos a intentar explicar sencillamente el funcionamiento de la voz y qué ocurre en nuestro aparato fonador cuándo existe disfonías funcionales.

Una disfonía funcional es aquella disfonía o alteración de la voz que se produce por mal uso de ella sin que exista una lesión orgánica en las cuerdas vocales.

Cuándo utilizo mal mi voz y la fuerzo una y otra vez, acaba afectando a las cualidades acústicas como en la intensidad, timbre y resonancia.

Sintomatología de las disfonías funcionales

Lo que el paciente nota cuando no sabe utilizar adecuadamente su voz y tiene una disfonía funcional son las siguientes características:

  • Cansancio Vocal
  • Sensación de ahogo al hablar
  • Tirantez en la zona del cuello
  • Agravamiento de la voz
  • Dificultad en proyectar o elevar la voz
  • Agotamiento tras un rato de hablar
  • Puede acompañarse de cierta sensación de cuerpo extraño en la zona de la laringe
  • Las frases caen en intensidad durante el habla
  • Disonancia entre la voz y el sexo
  • Dificultad en emitir sonidos agudos
  • Mucosidad o sequedad
  • Ronquera o disfonías frecuentes
  • Tras una disfonía se tarda mucho tiempo en recuperarse
  • El paciente acaba aceptando una voz diferente a la suya creyendo que es normal
  • Voz áspera, ronca, ahogada, fea.
  • El punto débil del paciente es su garganta. A la mínima se queda sin voz.
  • Dificultad para hablar en ambientes de ruido o reuniones.

En las disfonías funcionales lo principal es que un logopeda pueda enseñarte a utilizar tu voz y tu aparato fonador para que tu voz pueda salir sin esfuerzo, timbrada y bien resonada.

El objetivo de una rehabilitación para las disfonías funcionales no es otra que puedas olvidarte de que tu voz te molesta cuándo hablas y sea fea o agravada.

Precisamente porque la voz es algo que no se debe notar, es importante que entiendas que cuándo tienes alguno de los síntomas citados anteriormente, algo estás haciendo mal sin darte cuenta y por tanto, es necesario para evitar posibles patologías vocales, que aprendas cómo manejar una disfonía funcional y  el funcionamiento de tu voz.

¿Cómo funciona la voz ?

El aparato fonador es a la vez muy sencillo y complicado. Debemos de ser capaces de coordinar una serie de mecanismos automatizados para que nuestra voz salga sin dañarse.

En la siguiente infografía os contamos qué debo saber del funcionamiento de la voz para evitar las disfonías funcionales

 

1.- RESPIRACIÓN DIAFRAGMÁTICA

Lo primero que debamos saber es que la gasolina y soporte de nuestra voz es la respiración costodiafragmática abdominal.

Vamos a analizar este nombre tan largo poco a poco para entender mejor cómo debo respirar.

La respiración se llama costal porque debemos notar la sensación de que el aire ensancha nuestras costillas flotantes.Se llama abdominal, por que junto con el ensanchamiento de las costillas flotantes debo percibir cómo mi abdomen, pubis y lumbares también “se abren” al respirar.

Por último, se llama diafragmática porque al inspirar y espirar el diafragma va a impulsar el aire por la tráquea con la fuerza necesario para hacer vibrar a las cuerdas vocales sin esfuerzo.

Vamos a poner una imagen visual para que se entienda mejor. Imaginad el fuelle que aviva el fuego de la chimenea.

Si abro el fuelle de manera amplia ( simularía nuestras costillas y abdomen) entrará más aire.Al ir empujando poco a poco el fuelle vamos a hacer que salga más cantidad, más tiempo y más constante para que el fuego se avive durante más tiempo.

Si por el contrario cogiéramos con el aire poco aire, muy corto ( sin abrir del todo el fuelle) el fuego irá a trompicones y tenderemos que estar cogiendo aire una y otra vez sin conseguir avivar el fuego porque se ahogaría la llama.

Pues bien, con nuestro fuelle el diafragma es exactamente igual.

Si cojo aire sólo con la parte superior del tórax elevando clavícula y cuello en vez de expandir las costillas flotantes y diafragma, lo que vamos a notar es que tendré que coger muchas veces aire y muy cortas porque no soy capaz de mantener el aire más tiempo y con la presión necesaria para hacer funcionar la voz.La sensación es que voy ahogada y que duro muy poco tiempo al hablar entre inspiración y espiración.

Respirar adecuadamente te permitirá hablar sin esfuerzo, elevar la voz o proyectarla, no cansarte y durar mucho más tiempo hablando sin la sensación de que te ahogas o la voz decae al final de las frases.

Todo este mecanismo respiratorio tan necesario hará que la disfonía funcional mejora drásticamente. Te sentirá aliviado.

2.- LA LARINGE Y CUERDAS VOCALES

Las cuerdas vocales se encuentran a la altura del cuello y como todos los músculos necesita calentarse antes de realizar un esfuerzo.

Para evitar disfonías funcionales debemos calentar la voz a primera hora de la mañana o antes de realizar un esfuerzo vocal como dar una clase, una charla, una reunión familiar etc

Os dejamos unos ejercicios para relajar la voz y practicar el calentamiento vocal  en este enlace.

Las cuerdas vocales son las encargadas de vibrar para dar un tono o frecuencia. Como instrumento musical de viento ” que somos” tenemos que conocer que las cuerdas vocales emiten sonidos graves y agudos y, que cada persona tiene unas cualidades específicas que nos darán nuestra “personalidad de voz” o timbre vocal.

Cuando las cuerdas vocales vibran muy rápido,la frecuencia de contacto en línea media es muy rápida y por lo tanto esteremos emitiendo sonidos agudos ( Fr alta),Si por el contrario la voz es grave, la frecuencia de vibración de las cuerdas vocales es más lenta.

Cuando existe una disfonías funcional nuestra voz suele estar agravada porque hemos dejado de dar notas agudas y nuestra voz en vez de resonar por encima de las cuerdas vocales, lo hace por debajo o golpeándose entre ellas.

Hemos perdido nuestra percepción de la caja de resonancia de la voz. Es como como cuándo a una flauta le tapo todos lo agujero,no resuena dónde debería sonar.

Ante una disfonía funcional mi voz se verá alterada y agravada y por lo tanto no podré entonar de la misma manera,no podré comunicar,no podré darle prosodia a mi voz.

La variación de “tonos musicales” en nuestras voces es lo que nos permita dar énfasis, modular nuestra voz en función del contexto, tener una prosodia y por lo tanto trasmitir mejor el mensaje que queremos dar.

Todos hemos oído alguna vez una clase o conferencia en la que la voz del conferenciante era tan monótona que te dormía. Era una voz con tan pocos armónicos que no lograba trasmitir su mensaje.

Para mejorar una disfonía funcional he de aprender cómo funciona la voz y cómo conseguir que mi cuerdas vocales emitan tonos adecuado y bien resonados que me permitan hablar.

La entonación es lo que transmite el mensaje, recuérdalo.

3.- ÓRGANOS DE LA ARTICULACIÓN

Una vez hemos conseguido que nuestras cuerdas vocales emitan sonidos graves y agudos sin esfuerzo, nuestros órganos articulatorios son los que le dan la resonancia y la particularidad de cada voz .

Vamos a hace runa prueba. Si hablo entre dientes sin apenas articular , notaréis como vuestra voz se apaga y  “se esconde” en la garganta. La voz suena más grave y no se me entiende al hablar. Estoy tapando los agujeros de la flauta…

Si por el contrario articulo bien y muevo mis órganos articulatorios en sintonía con mi voz, voy a notar como la voz suena mucho más timbrada, resonada y se me entiende a las mil maravillas.Le estoy dando caja de resonancia.

Es muy importante enteder estos aspectos cuándo hablamos de una disfonía funcional porque en uno de estos aspectos o en los 3 es dónde estamos fallando y un mecanismo que debería ser y salir natural, se ha alterado provocando grandes molestias y pudiendo provocar lesiones irreparables en las cuerdas vocales.

Siempre es mejor prevenir que curar y, evitar una disfonía funcional y conocer el funcionamiento de la voz es una tarea sencilla que puedes aprender fácilmente y en pocas sesiones.

Si deseas aprender más sobre la voz te dejamos nuestro Programa de Tratamiento Voice para adultos y niños,que te informará lo sencillos que es aprender a utilizar tu voz.

PUEDES EVITARLO