¿QUÉ ES LA DISFAGIA?Bla Clínic Logopedia

 

Es la dificultad para tragar alimentos sólidos, líquidos o incluso la propia saliva debido a una afectación de los músculos de la garganta. La disfagia orofaringea afecta a más del 30% de los pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular, ya sea ictus, hemorragia o traumatismo. En pacientes con Parkinson afecta entre el 50 y el 80% de los casos y en la enfermedad de la neurona motora (ELA) hasta un 60% y en pacientes con Alzheimer hasta un 84%. Además en ancianos institucionalizados tiene una prevalencia del 56-78%.

Es muy importante saber identificarla ya que la persona que padece esta enfermedad puede llegar a tener neumonías por aspiración así como cuadros de desnutrición y deshidratación.

 

¿CÓMO PODEMOS IDENTIFICARLA?

 

Para identificar la disfagia debemos prestar atención a las siguientes señales de alarma:

 

  • Tos y atragantamientos frecuentes.
  • Le cuesta manejar la comida en la boca o mastica condificultad.
  • Come mucho más despacio de lo que acostumbraba.
  • No puede controlar la saliva y se le cae con frecuencia.
  • Necesita tragar en varias veces una pequeña cantidad.
  • Sufre sofocos durante la comida.
  • Quedan restos de alimentos en la boca después de la deglución.
  • Se observa hemiparesia facial.
  • Rechaza ciertos alimentos que antes comía bien.
  • Presenta infecciones respiratorias repetidas.
  • Pierde peso.

 

 

ALGUNOS CONSEJOS PARA ALIMENTAR A UN PACIENTE CON DISFAGIA

 

  • Disminuir los estímulos externos, evitar distracciones.
  • El paciente debe encontrarse incorporado.
  • Evitar la hiperextensión cervical
  • Comprobar que se encuentra despierto para dar de comer.
  • Administrar alimentos adaptados: triturados, con espesante, texturas uniformes…
  • Dar pequeñas cantidades y descansar entre ellas y comprobar que no quedan restos.
  • No usar pajitas
  • Evitar que la persona con disfagia gire la cabeza para tomar el alimento que le están dando, hacerlo siempre mirando al frente.
  • El tiempo estimado es de unos 30 minutos.
  • Se debe dejar al paciente erguido para evitar el reflujo durante 30 min después de terminar de comer.
  • Si se atraganta nunca dar agua, y ayudarlo a toser. Nunca dar golpes en la espalda.
  • Realizar limpieza de la cavidad oral

 

Si tenemos sospecha de que nuestro familiar puede tener disfagia, es recomendable acudir al médico para que realice una exploración clínica adecuada a través de una videofluoroscopia.

La disfagia orofaríngea tiene tratamiento y se lleva a cabo por un logopeda. Gracias al tratamiento se produce una importante disminución de las neumonías por aspiración y mejora el estado nutricional del paciente. Las estrategias rehabilitadoras van encaminadas a realizar estrategias posturales, incremento sensorial, electroestimulación, maniobras de deglución específicas y modificación de las características del alimento entre otras.