¿Por qué le cuesta a mi hijo/a comunicarse?¿Podría tener autismo?

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) o autismo constituye un conjunto de manifestaciones que afectan al desarrollo infantil. La forma en la que estas alteraciones se manifiestan varía de un niño a otro, por lo que se habla de un continuo de síntomas que se recogen en lo que se llama TEA.

Como en otros problemas que afectan al desarrollo de los niños, la detección e intervención temprana del TEA resulta fundamental. En la mayoría de los casos, los niños con TEA presentan una apariencia física normal y son las alteraciones en el comportamiento lo que nos hace sospechar de que un niño puede tener autismo, por ello hasta que no se alcanzan diversos momentos concretos del desarrollo y se perciben diferencias con respecto a lo que consideramos un “desarrollo normal” no se perciben las señales de alerta que pueden indicar la presencia de un TEA.

Desde Blaclinic queremos explicaros algunas de esas señales que nos alertan de la manifestación de algunos síntomas propios del autismo y que, si se observaran, se debería acudir a un profesional para que se realizara una evaluación adecuada.

  • A los 12 meses, el niño no balbucea o no hace gestos como señalar algo que quiere.
  • No responde a su nombre después de los 12 meses.
  • A los 18 meses no dice palabras sencillas.
  • A los 24 meses no dice frases sencillas de dos palabras.
  • Ausencia o poco contacto visual con las personas de su alrededor.
  • No parece tener interés en el juego interactivo: coge un objeto y no lo muestra, prefiere jugar solo sin interactuar con otro niño o con el adulto, no mira cuando alguien le señala algo, etc.
  • No imita ni repite gestos que hacen otras personas.
  • Presenta cierta aversión por el contacto físico: te quita la mano cuando le tocas o se aleja.
  • Tiene una respuesta inusual ante estímulos auditivos, táctiles, olfativos e incluso ante algunos sabores.

Estas son algunas características que se pueden presentar,si bien,no deber presentarse todas juntas.Es esencial que si observamos cualquier dificultad comunicativa en nuestro hijo sea un profesional con experiencia quien lo valore.

La logopedia brinda a los niños con TEA la posibilidad de comunicarse. La mejora de la comunicación verbal y no verbal, ayudarles a conocer las intenciones de las personas que hay a su alrededor y ofrecerles los apoyos que necesiten para poder interactuar con otras personas son algunos de los objetivos a conseguir.

En Blaclinic estamos a vuestra disposición para orientaros y ofreceros nuestra ayuda.