El desarrollo del lenguaje y sus posibles trastornos es un ámbito muy estudiado entre los profesionales.

Los mitos “ese niño ya hablará” o “cada niños tiene su evolución” se han quedado obsoletos y hoy en día numerosas investigaciones demuestran la importancia de una atención precoz en las dificultades del desarrollo del lenguaje.

El lenguaje es un proceso neurológico complejísimo que requiere de millones y millones de conexiones neuronales. El lenguaje es la esencia del ser humano. De el va a depender nuestro desarrollo y evolución académica, personal y social.

Un a dificultad en el desarrollo del lenguaje y/o un posible trastorno de lenguaje conlleva problemas de conducta, problemas de aprendizaje, problemas en contextos sociales, aislamiento, problemas en las relaciones interpersonales, baja autoestima, problemas para encontrar trabajo etc

Cuándo tu comunicación no es eficaz se refleja en todo un contexto personal y social, por eso según todos los profesionales que nos dedicamos al estudio y práctica clínica del lenguaje avisamos y alertamos de la importancia de una estimulación precoz en el momento en el que te das cuenta de que tu hijo/a no desarrolla el el lenguaje al ritmo esperado.

NOMENCLATURAS PARA EL TRASTORNO DEL LENGUAJE

El Trastorno del Desarrollo del lenguaje es un trastorno del neurodesarrollo que afecta a la expresión y/o la comprensión del lenguaje.

Este trastorno ha recibido innumerables nombres a lo largo de la historia. Ya en 1822 el médico Franz Gall describió  a los niños que presentaban dificultades específicos en el lenguaje en ausencia de otras alteraciones que lo justificaran.

A partir de ese momento este trastorno ha recibido multitud de nombres, desde afasia congénita, afasia del desarrollo, disfasia o audiomudez.

En 1981 Leonard lo acuñó con el nombre de Specific Language Impairment ( SLI) que en español se traduce como Trastorno Específico del Lenguaje ( TEL) .En el siglo XXI se produjo una gran dispersión de términos para referirse a este trastorno y se han utilizado términos para definirlo como trastorno del lenguaje, trastorno del aprendizaje, trastorno primario del lenguaje  o trastorno del desarrollo del lenguaje.

DIAGNÓSTICO SEGÚN DSM-V Y CIE-11

Los 2 Manuales diagnósticos principales reflejan esta dispersión terminológica. El DSM-V desde el ámbito de la psicología y el CIE-11 desde el ámbito de la medicina.

En el actual DSM-V ( Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) define Trastorno del Lenguaje para los niños con vocabulario reducido, estructura de frases limitada y dificultades en el discurso. Sin embargo, cuándo las dificultades se relacionan con el ámbito de la pragmática, este manual lo define como trastorno de la comunicación social ( pragmático).

El Manual CIE-11 utiliza el término Trastorno del desarrollo del lenguaje y distingue 3 subtipos:

1.- Trastorno del desarrollo del lenguaje con afectación en el lenguaje receptivo y expresivo.

2.- Trastorno del desarrollo del lenguaje con afectación principalmente en el lenguaje expresivo.

3.- Trastorno del desarrollo del lenguaje con afectación principalmente en la pragmática.

INCIDENCIA DEL TRASTORNO DEL DESARROLLO DEL LENGUAJE

Esta dispersión terminológica ha provocado que sea un trastorno muy desconocido entre la población a pesar de tener una alta incidencia ( uno de catorce niños de promedio presenta este trastorno).

Si lo comparamos con otros trastornos que sí son muy conocidos entre la población, vemos como la incidencia del TDL es mucho mayor y sin embargo no se le da la importancia que tiene.

El TEA ( Trastorno del espectro autista) tiene una prevalencia del 1%-2% o el TDAH ( Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) que tiene una prevalencia de un 7,2% y sin embargo ambos son trastornos mucho más conocidos entre la población que el trastorno del desarrollo del lenguaje.

Actualmente la comunidad científica estudia este trastorno del lenguaje y aboga por la unificación del término diagnóstico para poder ser detectado y atendido a tiempo.

El consorcio científico CATALISE recomienda usar el término trastorno del desarrollo del lenguaje ( TDL) para designar a los niños que la afección en el lenguaje oral ocurra sin que haya otra explicación que lo justifique. Esta terminología del TDL sustituiría a la actual TEL ( Trastorno Específico del Lenguaje).

De esta manera el TDL se define como un trastorno severo y persistente del lenguaje en la adquisición y desarrollo del lenguaje oral, que  no está asociado a una condición médica, que puede involucrar uno o varios componentes del lenguaje en diferente grado tanto a nivel expresivo como receptivo y que afecta al desarrollo social y/o escolar.( Leonard,1998,Bishop,2016).

EL TDL . Trastorno del Desarrollo del Lenguaje

El TDL no es un trastorno homogéneo sino que presenta una gran heterogeneidad, ya que puede reflejarse en una gran variedad de dificultades.

El lenguaje es muy complejo y puede estar afectando de diferentes formas en función de las áreas del lenguaje comprometidas:

  • Fonología
  • Sintaxis
  • Morfología
  • Semántica
  • Acceso al léxico
  • Pragmática
  • Discurso
  • Aprendizaje verbal/memoria

Si el trastorno afecta únicamente a los sonidos del habla, no se admite el diagnóstico TDL sino que estaríamos hablando de TSH o Trastorno de los Sonidos del Habla.

Metodología Propia

DETECCIÓN DEL TDL

Para poder hablar de una detección del TDL debemos hacer referencia a los hablantes tardíos. Un hablante tardío es un niño de entre un año y medio y dos años que emite menos de 10 palabras inteligibles o que entre los 2 años y 2 años y 11 meses produce menos de 50 palabras, además de no emitir enunciados de 2 palabras( Paul 1991;Paul et al, 1991).

CATALISE recomienda que solo en el caso de aquellos hablantes tardíos que tengan de entre 2 y 3 años y presenten problemas de lenguaje se los diagnosticará de TDL si cumplen las siguientes características:

  • Pobre comprensión del lenguaje
  • Pobre uso de gestos
  • Antecedentes familiares de dificultades del lenguaje o trastorno del lenguaje.

Sin o se presenta alguna de estas características, se recomienda esperar hasta los 5 años para emitir un diagnóstico si bien, deberá estar bajo una supervisión exhaustiva y controles de evaluación.

Siguiendo todas estas recomendaciones es fundamental que los hablantes tardíos acudan a un profesional del lenguaje que pueda valorar y establecer un diagnóstico y seguimiento del paciente.

Bajo ningún concepto, no hacer nada es la solución para tus hijos/as.

Este blog ha sido publicado para divulgación del artículo científico ” Descripción del cambio del TEL al TDL en contexto angloparlante”. Llorenc Andreu, Nadia Ahufinger, Alfonso Igualada y Mónica Sanz-Torrent. Revista de Investigación Logopédica.