Deglución atípica.BlaClinic Logopedas en Granada te enseña las formas anómalas de deglutir.La deglución es una acción motora automática en la que intervienen músculos de la respiración y del aparato estomatognático. En la deglución participan unos 30 músculos y 6 pares encefálicos.

Los niños degluten de entre 600 y 1000 veces al día, los adultos entre 2400 y 2600 veces. Imagina ese número de veces empujando la lengua contra los dientes Esto es lo que hace que tu ortodoncia no sea efectiva.

Es importante que entiendas las FASES DE LA DEGLUCIÓN para que conozcas qué es lo que vas a trabajar en un logopeda.Pudiste leerlas en el anterior artículo.

Una vez conocidas explicamos las formas anómalas de deglutir para valorar aquellas en las que hay que trabajar durante la rehabilitación.

Vamos a explicarlo de manera muy sencilla

 

FORMAS ANÓMALAS DE DEGLUTIR

La deglución no es nada espectacular, sólo consiste es que se mantenga un equilibrio y todo fluya con normalidad. El cuerpo es equilibrio y, cuando existe una alteración en la deglución por alguna causa, ese equilibrio se rompe, se buscan compensaciones para intentar hacer la misma función pero con otros recursos, es por eso por lo que ,por ejemplo, se empuja la lengua contra los dientes para llevar el bolo hacia la parte de atrás de la cavidad oral.

Nuestro trabajo y objetivo entonces es recuperar el equilibrio de tu musculatura para que puedas deglutir correctamente.

I CON INTERPOSICIÓN LINGUAL

Esto se produce cuando se produce una proyección anterior de la lengua o contra los dientes en el momento de la deglución.

Cuando hay un caso de mordida abierta la lengua tiende a “escaparse” por el hueco. Si empujo la lengua contra los dientes, la fuerza que ésta ejerce irá abriendo aún  más la mordida por lo que hay que “recolocar” la lengua en su cavidad para que no tengas que empujar ni arrastrar para llevar el bolo hacia el final de la boca.

II CON PRESENCIA DE LA MUSCULATURA PERIORBICULAR

Esto es cuando contraemos la musculatura de alrededor de los labios (cuando apretamos lo labios) justo en el momento de tragar. Para poder deglutir necesitamos la fuerza de los labios desencadenando una parafunción, es decir, algo que no es necesario para deglutir y que desequilibra.

 

III SIN CONTRACCIÓN DEL MASETERO

El masetero es un músculo que interviene en la deglución. Se encuentra en la mandíbula y puedes sentirlo si te pones las manos y aprietas los dientes con fuerza.

La  no contracción de este músculo implica un atipia en la deglución. debemos sentir cómo este músculo se contrae en el momento en el que la lengua se eleva hacia el paladar sosteniendo el bolo en el dorso.

IV CON CONTRACCIÓN DEL MENTÓN O INTERPOSICIÓN DEL LABIO INFERIOR

Normalmente esto se produce cuando la distancia antero-posterior entre el maxilar y la mandíbula es grande (overjet) y por lo tanto no hay manera de que los labios se toquen (sellado labial) y por lo tanto este sellado que deberían hacerlo los labios lo hacen los incisivos superiores con el labio inferior.

En estos casos se produce un sobre esfuerzo del músculo del mentón exagerado alterando nuevamente el equilibrio de la deglución.

 

V CON MOVIMIENTOS DE CABEZA

Cuando hay una mala masticación suele haber movimientos de cabeza o cuello asociados.

Echar la cabeza hacia arriba para facilitar la caída del bolo a la faringe o estirar el cuello hacia delante haciendo fuerza son atipias de la deglución.

VI CON RUIDOS

Puede haber ruidos durante la masticación si esta se hace mal machacando el alimento en vez de hacer un movimiento de rotación o puede haber ruidos en el momento de la deglución si el dorso de la lengua ejerce demasiada presión contra el paladar duro.

Si la lengua es hipotónica o está en una posición de punta(ápice)baja a la hora de deglutir el postdorso ejercerá una fuerza exagerada que deberemos rehabilitar.

 

VII CON RESIDUOS

Hay un músculo muy importante para la deglución que se llama bucinador y es el que facilita que la comida no se quede por los lados y se vaya hacia el final de la boca. La lengua lleva la comida hacia los lados y el bucinador la devuelve formando así el bolo y su posicionamiento evitando que la comida se quede en los laterales.

Si este músculo está hipotónico (flácido) no devolverá la comida y por lo tanto se quedarán restos por la boca. Hay que poner a este músculo en forma y recuperar el equilibrio nuevamente.

Cualquiera de estas formas de deglutir nos indica que hay una anomalía y/o desequilibrio que hay que rehabilitar para evitar futuras complicaciones ya sea en el crecimiento dentofacial, deglución,aspiraciones etc.

 

Si quieres saber un poquito más sobre cómo se rehabilita una deglución atípica consulta nuestros Programas de Tratamiento Deglutition Training Infantil y Delgutition Training Adultos

Si quieres conocer más del proceso de la deglución mira este vídeo